Si usted quiere disfrutar de Marrakech, nada mejor que mejor que errar al azar en sus calles animadas y cálidas, de recorrer los zocos, pasearse sobre la ineludible Plaza Jemaa El Fna y sus encantadores de serpientes, narradores, músicos. Marrakech, es también arquitectura y una historia de una riqueza extraordinaria: las Tumbas Saadíes, el Palacio de Bahia, el Palacio el Badi, Dar Si Said, la Koutoubia, la Medersa Ben Youssef, la Menara y el sorprendente Jardín Majorelle. Todo esto puede ser visitado sólo o acompañados por un guía profesional que sabrá devolver a estos sitios su valor histórico.
Guías oficiales pueden proponerle visitas de la ciudad durante 3 horas de las 9h 30 o de las 14h 30